" /> " />
Recetas tradicionales

Problemas en el paraiso

Problemas en el paraiso


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Los cócteles de Tosca son tan buenos que la gente los bebe bien en la comida. "/> Los cócteles de Tosca son tan buenos que la gente los bebe bien en la comida". />

Los cócteles de Tosca son tan buenos que la gente los bebe bien en la comida.

Ingredientes

  • ¾ onzas de jugo de toronja fresco
  • ¾ onzas de jugo de limón fresco

Preparación de recetas

  • Agite la miel y 1 cucharada. agua tibia en un frasco pequeño hasta que la miel se disuelva. Combine 1 ramita de albahaca, bourbon, Campari, jugo de toronja, jugo de limón, ½ oz. jarabe de miel y pimienta en una coctelera. Llene la coctelera con hielo y agite vigorosamente hasta que el exterior de la coctelera esté helada. Colar en un vaso bajo lleno de hielo y decorar con la ramita de albahaca restante.

Receta de Isaac Shumway, Tosca, San Francisco, sección de reseñas ¡Esta es una muy buena bebida! El bourbon que usé tenía 46 pruebas, así que un poco más de un bocado. Gracias !! AnónimoLos Angeles03 / 03/18

Problemas en el paraiso

arlon Brando pasó los últimos años de su vida principalmente enclaustrado en el dormitorio principal de su casa en Mulholland Drive, el gran actor reducido a un recluso obeso, desconfiado y atormentado. Pero había un lugar al que podía escapar simplemente cerrando los ojos. Era un lugar lejano en el Pacífico Sur, una isla de 27 millas cuadradas llamada Tetiaroa que está protegida por un arrecife de coral, a unas 35 millas al norte de Tahití. Brando podía transportarse allí, a los cocoteros que se mecían con los suaves vientos alisios, a las aguas azules que lamían la arena blanca reluciente, a las raras fragatas de garganta roja que se elevaban hacia un cielo despejado.

“Era su pequeño paraíso Zen”, recuerda Scott Billups, director de comerciales de televisión que conocía a Brando durante más de 30 años. “Él podría ponerse en ese espacio. Fue tan bueno como estar allí ".

¿Quién no se ha imaginado a sí mismo liberado del estrés de la vida moderna, en comunión constante con la naturaleza en un paraíso tropical? ¿Quién no querría ser un Robinson Crusoe de los últimos días? Pero Brando, a diferencia de la mayoría de nosotros, no tuvo que depender completamente de su imaginación. Desde 1966 hasta su muerte en julio de 2004 a la edad de 80 años, fue el propietario legal de Tetiaroa.

Antes de retirarse, Brando hizo el vuelo de ocho horas y 4,100 millas desde Los Ángeles a la Polinesia Francesa en muchas ocasiones, a veces permaneciendo en Tetiaroa durante meses. Se deleitaba con la vida como propietario de una isla, dormitando en la playa, imitando el escotilla de los cangrejos ermitaños e incluso desarrollando parte de su dominio como el Hotel Tetiaroa Village, un modesto resort con algunas cabañas primitivas con techo de paja a las que se llevaban turistas. desde Tahití por aire; la pequeña pista de aterrizaje de la isla es el único acceso confiable al lugar.

"Mi mente siempre se calma cuando me imagino sentado en mi isla del Mar del Sur por la noche", escribió Brando en su autobiografía de 1994, "Canciones que mi madre me enseñó". Brando quería morir en Tetiaroa, preferiblemente “sentado bajo un cocotero en un lugar muy especial de la isla”, como le dijo a un empleado. En un testamento que firmó en 1982, puso a Tetiaroa en un fideicomiso para que pudiera conservarse para la posteridad. "Si me salgo con la mía, Tetiaroa seguirá siendo para siempre un lugar que les recordará a los tahitianos quiénes son y qué fueron hace siglos", escribió.

Pero Brando murió lejos de las palmas de coco en una unidad de cuidados intensivos en el Centro Médico de UCLA. Y menos de un año después, actuando sobre un testamento revisado que no incluía ninguna disposición específica para Tetiaroa, los albaceas de su patrimonio vendieron una participación en la isla por $ 2 millones a Richard Bailey, un desarrollador de hoteles con sede en Tahití que había cortejado a Brando sin éxito. por muchos años.

Bailey se está haciendo cargo de lo que parece más una distopía que una utopía. Brando, un producto enormemente defectuoso de la fábrica de sueños de Hollywood, no pudo aislar su isla de fantasía de las tormentas de su vida personal, los matrimonios fallidos, las relaciones arruinadas y los niños con problemas, y las tensiones en sus finanzas. Dejó de ir a Tetiaroa después de que su hijo Christian matara a un nativo de Tahití en 1990, y en el momento de su muerte, el complejo que construyó estaba prácticamente en ruinas. Pero amigos y ex empleados dicen que la isla sigue siendo el espejo más fiel de la búsqueda de pureza de Brando. Y les preocupa que Bailey esté a punto de arruinarlo para todos los demás.

Técnicamente, Tetiaroa no es una isla, sino un atolón de 13 islotes o, como los llaman los polinesios, motus—Rodeado por una laguna que está separada del océano por el arrecife. Desde el aire, el motus parecen greens de putt de formas extrañas bordeados de arena. A principios de 2004, las autoridades de aviación cerraron la pista de aterrizaje, diciendo que la longitud de la pista no cumplía con las normas de seguridad. Desde entonces, el complejo de Brando ha estado cerrado y solo vive allí su hijo Teihotu, de 42 años, que trabaja para Bailey como cuidador de Tetiaroa.

El magnate de las publicaciones Malcolm Forbes y el magnate de la fruta David Murdock de Dole Food Co. se encuentran entre los que han tenido éxito al ser dueños de paraísos tropicales remotos. El primero gastó una fortuna en la construcción de viviendas para sus empleados en Laucala, la isla de Fiji que adquirió en 1972, el segundo desembolsó 400 millones de dólares para construir dos hoteles en Lanai, Hawái, que agregó a su imperio en 1985.

Brando, a pesar de su estrellato en Hollywood, no podía empezar a igualar sus recursos financieros ni su habilidad para los negocios. "Marlon era un soñador", dice Jo An Corrales, ex gerente comercial del actor.

Dick Bailey es, claramente, un hombre de negocios. No posee islas, pero conoce el negocio de los complejos turísticos de lujo. Originario de Lafayette, Luisiana, se mudó con su esposa, una abogada de Tahití, a Tahití en 1985 y consiguió un trabajo en la agencia de turismo de la isla. En 1989, se convirtió en el representante local de IEI International, una empresa inmobiliaria japonesa que era propietaria de dos complejos turísticos en Tahití y otro en Bora-Bora. Cuando IEI tuvo problemas financieros, Bailey compró las propiedades en 1998.

A través de su empresa, Tahiti Beachcomber SA, ha invertido unos 50 millones de dólares en la rehabilitación de esas propiedades. Otro resort de $ 65 millones que se está construyendo en Bora-Bora contará, entre otras cosas, con 80 villas construidas sobre la laguna de la isla y un spa donde los huéspedes pueden relajarse en baños termales y de agua de mar. Una vez que el complejo esté terminado en mayo de 2006, Bailey se enfrentará a la isla de Brando. Se imagina un Tetiaroa reservado estrictamente para los ricos. Por alrededor de $ 1,500 la noche, se alojarán en "The Brando", un "eco-resort" de lujo que consta de 30 villas. Se espera que la construcción comience el próximo año y cueste hasta $ 40 millones, y el complejo podría abrir sus puertas en 2008.

Según los términos de un acuerdo complejo finalizado en abril, Bailey pagó $ 2 millones por adelantado a la herencia de Brando, los beneficiarios incluyen nueve de sus hijos sobrevivientes. La finca le ha otorgado un contrato de arrendamiento de 60 años para desarrollar Onetahi, el motu donde Brando construyó su aldea, y parte de Rimatuu, un vecino motu. El área cubierta por el arrendamiento representa aproximadamente el 15% de la superficie total de 1,400 acres del atolón.

A partir de 2012, la finca recibirá $ 100,000 al año como alquiler y $ 400,000 al año o el 4.75% de los ingresos brutos del nuevo resort, lo que sea mayor, por permitir que Bailey use el nombre de Brando. Para 2065, cuando expire el contrato de 60 años, el valor bruto para los herederos debería sumar al menos $ 28,5 millones. “Creemos que obtuvimos un trato muy justo por el patrimonio”, dice David J. Seeley, un abogado de Kirkland, Washington, que trabajó para Brando y está asesorando al patrimonio. "No íbamos a conseguir un mejor trato".

Sin embargo, no les ha caído bien a algunos que conocían al actor. Ven el complejo propuesto como una amenaza para el delicado ecosistema de la isla y para el legado de Brando. “El Brando”, se lamentan, es algo que su homónimo nunca hubiera imaginado, ni en sus sueños más torturados. “La finca rompió una promesa que Marlon le hizo al pueblo polinesio”, dice Corrales.

Es cierto que la visión de Bailey suena mucho más a "El estilo de vida de los ricos y famosos" que cualquier cosa que puedas asociar con la autenticidad terrenal de la isla de Brando. ¿No era su ideal experimentar una isla del Mar del Sur de la manera más pura posible? ¿No sería un balneario Bailey en Tetiaroa tan incongruente como un Club Med en Siberia? Pero en una entrevista telefónica, Bailey insiste repetidamente que está en la misma página que Brando.

“El concepto [de Tetiaroa] está muy de acuerdo con lo que quería Marlon”, dice. "Es ambientalmente sensible, visualmente sensible, arquitectónicamente sensible".

Bailey dice que absorbió la visión de Brando durante muchas discusiones y reuniones con él desde 1999. Tenían una "relación tormentosa", admite, y Brando era "muy ambivalente sobre lo que quería hacer" con Tetiaroa. En ese momento, la mayoría de los visitantes de Tetiaroa volaban desde Tahití en viajes de un día de $ 300. Pero Bailey dice que el valor bajo y el volumen alto no eran el camino a seguir. “Le dije a [Brando]: 'Lo que realmente quieres es [invitados] que paguen más, menos visitas. Así es como se conserva la isla ”, recuerda.

En 2002, Brando ejecutó un testamento que nombró a Corrales ya su secretaria de toda la vida, Alice Marchak, como sus albaceas; el testamento anterior estaba desactualizado porque, entre otras cosas, había tenido cinco hijos más durante los 20 años anteriores. Ambos albaceas lo conocían desde hacía décadas y, dice Corrales, nunca habrían permitido un desarrollo de lujo en Tetiaroa. “Sabía que Alice y yo haríamos lo que él quisiera”, sostiene. Pero el 18 de junio de 2004, solo dos semanas antes de su muerte, Brando los eliminó del testamento y nombró a tres personas para que se ocuparan de su patrimonio: Avra ​​Douglas, amiga de su hija Rebecca, ex director del estudio de Orion Pictures, Mike Medavoy, y el contador Larry Dressler. quien es el cuñado de Medavoy.

Brando no dio ninguna explicación para un cambio que efectivamente convirtió a los de adentro en forasteros de la noche a la mañana. Ninguno de los nuevos ejecutores pertenece a la vieja guardia de los veteranos criados de Brando. Medavoy nunca hizo una película con Brando. Algunos de los veteranos han cuestionado si Brando era competente cuando firmó el codicilo del testamento. Pero Seeley dice que el codicilo fue un "plan bien pensado". Para entonces, Corrales había sido despedida de su trabajo de administración, señala, y la anciana Marchak no habría podido hacer frente a las "enormes responsabilidades" de la finca. Otros dicen que Medavoy fue elegido porque Brando sabía que podía manejar complicados derechos cinematográficos y otros asuntos relacionados con la película para el patrimonio.

Después de la muerte de Brando, Bailey, que ya había solicitado un permiso de construcción y gastó alrededor de $ 300,000 en planos, se adelantó a la curva. Los tres nuevos ejecutores eligieron su proyecto sin recibir propuestas de nadie más. “Brando fue realmente lejos con Bailey, lo más lejos que llegó con nadie”, dice Seeley.

A 1.500 dólares la noche, por supuesto, "El Brando" estará fuera del alcance de la mayoría de los polinesios, a pesar de que el ingreso per cápita del país es relativamente alto de 15.000 dólares. Pero Seeley dice que el patrimonio "no tiene la capacidad de regalar propiedades".

Tanto él como Bailey también enfatizan que, por mucho que Brando haya idealizado a Tetiaroa, las cosas sobre el terreno eran bastante diferentes. Bajo su vigilancia, el paraíso, si no se perdió, se empañó. “Había una divergencia entre lo que Marlon quería hacer y lo que realmente se hizo”, dice Bailey, expresándolo de la manera más diplomática posible. "Afirmar que Tetiaroa es una isla absolutamente pura y virgen no es exacto".

Marlon Brando vio por primera vez a Tetiaroa en 1960 mientras buscaba lugares para la película "Mutiny on the Bounty", que se rodó en Tahití y la vecina Moorea. Una vez que una residencia de verano de la realeza de Tahití, el atolón era propiedad de los herederos de un dentista canadiense, W. Johnston Williams. Una vez finalizada la filmación, Brando contrató a un pescador para que lo llevara allí. Fue "más hermoso que todo lo que había anticipado", se maravilló en "Songs".

Brando pensó en comprar el atolón, pero la familia Williams no estaba lista para vender. Aproximadamente cuatro años después, capitularon y, después de obtener la aprobación del gobierno, pagó $ 200,000 por la mayor parte de Tetiaroa en octubre de 1966 y $ 70,000 por el resto en enero siguiente. Le prometió a la hija de Williams que "preservaría la isla en su estado natural tanto como fuera posible". El trato le dio la motus mientras que el gobierno retuvo la propiedad de la laguna y el arrecife, como lo hace en toda la Polinesia Francesa para mantener los recursos marinos en el dominio público.

El nativo de Omaha, Neb., Que creció principalmente en un pequeño pueblo de Illinois y, durante una infancia tumultuosa, fue expulsado de varias escuelas, realmente había llegado. A los 42 años, Brando era una leyenda de la pantalla, había engendrado un hijo de belleza tahitiana, Tarita Teriipaia, quien interpretó a la amante de su personaje en “Motín”, y era el nuevo gobernante de Tetiaroa.

“Un granjero sin educación del Medio Oeste tenía lo que todo hombre había soñado: una isla exótica para él mismo”, dice Caroline Barrett, su exsecretaria y madre de la hija adoptiva de Brando, Petra.

En 1971, Brando contrató al arquitecto de Los Ángeles Bernard Judge para redactar un plan maestro para desarrollar Tetiaroa en varias etapas. Inicialmente, construirían 12 bungalows y una pista de aterrizaje en Onetahi, un motu en la esquina suroeste de la laguna. Más tarde vendría un gran hotel en Oroatena, un motu en la esquina noreste. El objetivo final, escribió Judge, era establecer una "comunidad autosuficiente, una combinación de investigación y capacitación, nutricultura, acuicultura y turismo dentro de sólidas limitaciones ecológicas".

Pero Judge dice que las cosas cambiaron cuando él y Brando pasaron tiempo juntos en Tetiaroa. "No hacía falta ser un genio para darse cuenta de que este no era el lugar para un gran hotel", explica. "Era solo un pedacito de cielo en el Pacífico". Brando, amante de la naturaleza, simplemente “quería que su familia y amigos y el pueblo de Tahití apreciaran la naturaleza”, y nunca construiría nada en Oroatena.

En Onetahi, Judge, junto con una excavadora y siete trabajadores de Tahití, cortaron cocoteros para despejar el lugar de la pista de aterrizaje y utilizaron materiales de los árboles para construir los bungalows. Tan frágil es el ecosistema de la laguna que Brando decidió no atravesar la barrera de coral. "Hay especies en la laguna que no se pueden encontrar en ningún otro lugar", dice Judge. Como resultado, los barcos transportaban suministros al atolón, dejándolos en el lado oceánico del arrecife. Luego, los trabajadores los arrastraban hasta la laguna.

El Hotel Tetiaroa Village abrió sus puertas con su docena de bungalows en marzo de 1973. Por hasta $ 500, los turistas podían obtener un paquete de pasajes aéreos desde y hacia Tahití en una aerolínea local, Air Moorea, comidas y una noche en un bungalow. Pero las instalaciones solo atraían a aquellos, como Brando, a quienes no les importaba pasar sin agua corriente ni aire acondicionado, o verse rodeados de jejenes y mosquitos. Los generadores diésel que suministraban energía eran costosos de operar y con frecuencia fallaban. "No fue el Hilton, les diré", dice Jay Baldwin, un experto en energías alternativas a quien Brando invitó a Tetiaroa. Su única instalación recreativa era una mesa de ping-pong.

El servicio al cliente tampoco fue de primera. Según la biografía de Peter Manso, "Brando", un excursionista insatisfecho se quejó con Tarita, quien en ese momento administraba el resort, diciendo que le diría a Brando que "su isla no está siendo administrada como debería". Tarita respondió: “¿Sabes algo? A Marlon Brando no le importa un carajo ".

Tetiaroa fue durante un tiempo un refugio idílico de Hollywood, un lugar donde Brando podía entretener a amigos y divertirse con sus hijos, que incluían al hijo Teihotu y la hija Cheyenne de su relación con Tarita. "Podría abrir esto para el turismo y ganar un millón de dólares, pero ¿por qué estropearlo?" le dijo a un escritor de la revista Playboy en 1978. Pero incluso los altos salarios que estaba cobrando (le pagaron $ 3 millones por un papel menor en la película de 1978 "Superman") no cubrieron sus facturas. Y no pudo encontrar la manera Para hacer que el atolón se pagara por sí mismo, las ideas intensivas en capital, como una granja de langostas, fracasaron. Brando se negó a mejorar las atracciones, incluso agregando una piscina. Una Navidad, envió una moto de agua a Tetiaroa para sus hijos. Pero se quejó de que contaminó la laguna y molestó a los peces, después de que la máquina se averió, no permitió ninguna reparación, por lo que se dejó oxidar en la arena.

En abril de 1983, un gran huracán dañó extensamente el complejo, aplastó el bungalow privado de Brando, arrancó árboles y esparció pájaros muertos por la laguna. Después de que un gerente profesional se hizo cargo de Tetiaroa, Brando acordó gastar hasta $ 750,000 en renovaciones. Pero el dinero nunca se materializó y el gerente renunció frustrado en 1988, y le escribió a Brando que estaba "cansado de ser el guardián del barrio pobre más exclusivo del Pacífico Sur".

Especular sobre los pensamientos y las emociones del anciano Brando puede ser un ejercicio inútil. Después de todo, en una de sus últimas entrevistas, besó a Larry King en la boca y habló sobre los judíos que gobiernan Hollywood. Pero una muerte en Mulholland Drive puede haber cambiado sus sentimientos hacia Tetiaroa, o al menos haber dejado cicatrices emocionales que contaminaron su paraíso en el Pacífico.

En la noche del 16 de mayo de 1990, la policía encontró a Dag Drollet, el novio tahitiano de Cheyenne Brando, muerto en la guarida del complejo de Los Ángeles de Marlon Brando. Su medio hermano Christian, borracho y angustiado por las acusaciones de Cheyenne de que Drollet abusó de ella, le había disparado en la cabeza. El caso terminó cuando Christian se declaró culpable de homicidio en enero de 1991 y Brando, angustiado, testificó ante el tribunal que él y la madre de Christian, la actriz Anna Kashfi, le habían fallado.

El padre de Drollet, un pilar de la comunidad cultural y política de Tahití, nunca había pensado demasiado en Brando. Después del homicidio, dejó en claro que Brando no sería bienvenido en las islas y amenazó con arrestarlo como cómplice de la muerte de Dag. En un golpe final, Cheyenne puso fin a su batalla contra la enfermedad mental al ahorcarse en la casa de su madre en Tahití en 1995. El suicidio de Cheyenne "destrozó [a Brando], y no ha podido pararse en el lugar donde sucedió", George Englund, un productor de cine y amigo cercano de Brando, escribió en sus memorias "La forma en que nunca se ha hecho antes".

Aislado en Mulholland y luchando contra crecientes problemas de salud, Brando, para entonces en sus 70 años, dejó algunas de las operaciones diarias de Tetiaroa a Tarita, de quien se había separado años antes y que no tenía experiencia en administración de resorts, y su hijo Teihotu. Nunca regresó a la Polinesia Francesa, ni siquiera para una breve visita. "Puso mucha fe en Tarita", dice Judge. "Si hubiera ido allí, se habría dado cuenta de que era demasiado para ella".

En su ausencia, los techos y las paredes de los bungalows del hotel, que deberían haber sido reemplazados cada seis años, se deshicieron de la basura, en lugar de ser compostada, apilada donde los turistas no podían verla y los cazadores furtivos asaltaron la laguna, agotando las existencias. de pescado. En 1998, Judge propuso renovar y ampliar el complejo, pero Brando se opuso al costo de $ 10 millones del proyecto. Y las facturas siguieron llegando, con un acreedor clave, Air Moorea, quejándose de que no estaba obteniendo su parte del dinero de las ofertas de paquetes turísticos. (Para cuando Brando murió, le debía a Air Moorea $ 460,000 en reparaciones para que la pista de aterrizaje cumpliera con el código y le habría costado alrededor de $ 400,000).

Brando era dueño de Tetiaroa a través de una empresa llamada Frangipani SA. En su testamento de 1982 que creó un Fideicomiso de Tetiaroa, declaró que era su “deseo expreso que las acciones de cualquier sociedad [titular de la propiedad de Tetiaroa]. . . o cualquier arrendamiento. . . no se venderá ". También quería que la propiedad “fuera para mis hijos y su problema. . . muchos de los cuales son o serán polinesios, por lo que esta propiedad, en gran medida, será propiedad de polinesios en el futuro ".

Expresó sentimientos similares en su autobiografía y, según Judge y otros, nunca se apartó de ellos. Rechazó ofertas para comprar Tetiaroa, aunque se jactó de que valía 80 millones de dólares. Varias cadenas hoteleras importantes, incluidas Four Seasons, Regency y Sofitel, se acercaron a él para pedirle un contrato de arrendamiento, pero Brando no estuvo cerca de hacer un trato.

Las negociaciones eran solo un juego para Brando, dicen amigos cercanos, una forma de evitar el aburrimiento, de jugar con pretendientes como marionetas. "Marlon se echaba atrás de un trato tras otro, siempre queriendo una porción más grande del pastel", recuerda Barrett, ex secretario de Brando. "Si le ofrecían tres rebanadas, exigía cinco, o más". Él no tenía, agrega, "ninguna intención de arrendar Tetiaroa a nadie, y ciertamente no a una cadena de hoteles".

Dos años antes de su muerte, en agosto de 2002, Brando firmó el nuevo testamento y acuerdo de fideicomiso que no decía nada sobre Tetiaroa o un legado a los polinesios. En cambio, el atolón se agrupó junto con sus otros activos, y quedó en manos de los albaceas Corrales y Marchak distribuir los ingresos de esos activos a los beneficiarios. Tal vez —con Tetiaroa ahora más un albatros financiero y emocional de lo que nunca había sido un idilio utópico— Brando estaba liberando a sus herederos para sacar algo de valor.

El abogado David Seeley, quien ha trabajado de cerca con Dick Bailey en el acuerdo de Beachcomber, insiste en que Brando se volvió más receptivo a un proyecto de lujo en Tetiaroa. Aquellos que dicen lo contrario, argumenta, “no saben de qué están hablando. No saben mucho de lo que pasó en los últimos cuatro o cinco años. Quizás sus pensamientos cambiaron ".

Pero Corrales dice que Brando confiaba en ella y en Marchak para no hacer nada que pudiera entrar en conflicto póstumamente con sus ideales. Él no proveyó a Tetiaroa, sostiene ella, porque "sabía que sería atendido de acuerdo a sus deseos por personas que lo conocían absolutamente", quienes sabían que él quería "sus pájaros, tortugas, cocos, palmeras, bichos y demás". a vivir libre, a tener un pequeño oasis ". Contrariamente a la afirmación de Seeley, dice Corrales, las responsabilidades del patrimonio no van más allá de Marchak, de 85 años. Ella es "afilada como una tachuela".

Además, incluso si Brando fue más lejos con Bailey que con cualquier otra persona, sus deseos no incluían realmente hacer un proyecto con él. En sus discusiones, Bailey admite, "Estábamos muy separados en los concesiones y concesiones de cualquier trato". Su relación terminó efectivamente después de que el gobierno de la Polinesia Francesa cerró la pista de aterrizaje de Onetahi en enero de 2004. Brando creía que Bailey había diseñado el cierre para presionarlo a hacer un trato, lo que Bailey niega. “Como si eso fuera a promover mi causa”, dice. "Solo empeoraría las cosas".

Sin embargo, menos de tres meses después, Brando despidió a Corrales, quien dice que no era popular entre algunos miembros de su familia debido a su estricto control de las finanzas de Brando. (Corrales ha demandado al patrimonio, alegando que Brando la despidió injustamente y la acosó sexualmente. Seeley se negó a comentar sobre el despido, citando el litigio). Y luego llegó ese codicilo crucial de último minuto a su testamento, 13 días antes de su muerte, nombrando Medavoy, Dressler y Douglas como nuevos ejecutores. Los tres tienen el mismo poder amplio que hubieran tenido Corrales y Marchak, y ejercieron ese poder para decidir el destino de Tetiaroa.

Al hablar de su "eco-resort", Bailey dice que seguirá los deseos de Brando al no construir ninguna de las 30 villas sobre el agua, donde podrían interferir con los hábitats de las tortugas marinas. “Estarán apartados de la playa e invisibles desde la laguna”, agrega. El arrecife permanecerá intacto, aunque tiene la intención de construir una plataforma encima para facilitar el transporte de materiales de construcción. Los paneles solares producirán energía, una planta de “microtratamiento” de alta tecnología manejará las aguas residuales y la tecnología de desalinización proporcionará agua potable. Todo muy caro, pero, dice Bailey, todo "de acuerdo con la visión de Marlon".

Judge está dispuesto a darle a Bailey el beneficio de la duda. Las medidas ambientales son "soluciones bastante buenas", dice. "Parece que está tratando de hacer lo correcto". Pero Bailey podría construir el complejo turístico más ambientalmente sensible del mundo y aún así no satisfaría a las cohortes de Brando, incluido Corrales, quien afirma que "están cambiando la isla para siempre".

Los veteranos ciertamente no están satisfechos con el nombre que Bailey le ha dado a su desarrollo Tetiaroa. “Me sorprendió descubrir que la gente de Beachcomber lo llamará 'El Brando'”, dice Barrett, quien recuerda que mientras el Hotel Tetiaroa Village todavía estaba en funcionamiento en la década de 1980, su agente en Tahití colocó un letrero en la interinsular aeropuerto. "Atolón de Tetiaroa de Marlon Brando: reserve aquí", decía el letrero.

“La gente se sorprendió al saber que podían reservar una estancia de una semana o incluso una excursión de un día”, dice Barrett. "La mayoría asumió que era la isla privada de Marlon y estaba fuera del alcance del público". El letrero generó "muchos negocios". El problema, continúa, fue que “cuando Marlon se enteró, se estrelló contra el techo. Hizo que [el agente] quitara el letrero. Marlon no quería que se explotara su nombre, incluso si eso significaba menos negocios ".

Judge también cree que su viejo amigo habría "odiado" que cualquier centro turístico le pusiera su nombre. "Quería que la gente fuera por Tetiaroa", dice, "no por algún actor de cine".


Apenas unas semanas después de la renovación de sus votos matrimoniales, parece que la poderosa pareja de Sophie Ndaba y Max Lichaba se dirigen a un desagradable divorcio. Sin embargo, se ha establecido que Ndaba y Lichaba se separaron el año pasado apenas en marzo. La ruptura de su unión tan publicitada ocurrió después de que renovaron sus votos y lucieron nuevas bandas de bodas en febrero del año pasado.

Los dos tortolitos supuestamente se dirigen al divorcio después de intentar sin éxito resolver sus diferencias y reavivar su amor. Si este matrimonio incierto fracasa, será el tercer matrimonio fallido de Ndaba en 23 años. Ndaba, quien saltó a la fama cuando interpretó a la reina Moroka en SABC1 soapie Generations. Estuvo casada con el también actor Themba Ndaba, quien interpreta a Brutus en The Queen, en 1998. La pareja se divorció en 2007.

Sin embargo, más tarde se casó con el obispo Keith Harrington en 2011 y se separaron amargamente en 2013. Se casó con Lichaba en 2018. La noticia de la separación de Ndaba y Lichaba, que se mantuvo en secreto, fue revelada por un amigo cercano de la pareja, quien lo hizo. No quiero ser nombrado por miedo a la discriminación. Sin embargo, últimamente ha aparecido en todo tipo de titulares. Desde rumores de muerte hasta reposicionamiento de propiedades.

Recientemente, Sophie Ndaba-Lichaba se encontró en una posición difícil mientras lucha para salvar sus negocios de los efectos de la pandemia. La actriz, que ha perdido peso mientras lucha contra la diabetes, perderá su camión después de que el banco que financió su empresa intente recuperar una deuda.


Probé la receta de galletas con chispas de chocolate de Claire & # x27s. Problemas en el paraiso. :(

Mi mantequilla marrón no se solidificó y no puedo entender por qué. Metí el dedo en él y estaba a temperatura ambiente, pero era un líquido transparente. Lo batí en un baño de hielo durante unos 10 minutos. Las galletas resultaron muy grasosas, lo cual anticipé, pero mi temor es que si mi mantequilla marrón no se solidifica, no podré probar una gran cantidad de recetas. ¡Ayudar!

No estoy seguro de si siguió su video o el método del libro de cocina, pero son ligeramente diferentes. Hice una mezcla de ambos. En el libro, solo dora la mitad de la mantequilla, que se vierte sobre la mantequilla ablandada restante. Creo que esto ayuda a bajar la temperatura. Luego dice que deje a un lado para que se enfríe, pero coloqué la mía sobre una bolsa de hielo como lo hizo en el video, y conseguí que se pareciera a ella en unos minutos.


Problemas en el paraiso

Los Cabos no parece un lugar para discusiones. Las largas playas de arena, la luz del sol brillante y las abundantes palmeras de los hoteles donde México organiza esta reunión del G-20 serían el escenario perfecto para una comedia romántica; de hecho, Jennifer Aniston tiene un lugar aquí. Pero el presidente de la Comisión de la Unión Europea, José Manuel Barroso, rompió cualquier noción de amor cuando dijo que la UE no había venido aquí para dar una conferencia.

"Francamente, no hemos venido aquí para recibir lecciones en términos de democracia o en términos de cómo manejar nuestra economía", dijo Barroso al final de una sesión informativa previa al G-20. "La Unión Europea tiene un modelo y estamos muy orgullosos de él ... Ciertamente no venimos aquí para recibir lecciones de nadie".

En respuesta a algunas preguntas bastante directas de un periodista canadiense que preguntaba por qué los norteamericanos deberían arriesgar sus activos, a través del FMI, por Europa, Barroso dijo que al continente le interesa ayudar a Europa.

"La Unión Europea es la economía más grande del mundo, sí, lo sabes", dijo. "Esta contribución al FMI todos estos años ha sido de los estados de la Unión Europea".

Esta tarde expondrá el mismo caso con más delicadeza a los líderes del grupo de 20 economías industrializadas y emergentes, cuatro de las cuales son miembros de la UE, junto con la invitada España. Los líderes se están hartando de la lenta respuesta de Europa a la crisis, y el secretario del Tesoro de Estados Unidos, Timothy Geithner, advirtió la semana pasada que "hay mucho en juego para ellos y para el resto de nosotros".

Continúe leyendo su artículo con una membresía WSJ


Doo Wop

¡Ese diablo anda esparciendo mentiras otra vez! La canción & # 8220Trouble in Paradise & # 8221 llegó al # 20 en el Billboard Hot 100 de Estados Unidos en 1960. Los miembros del grupo en esta canción son Johnny Maestro (Mastrangelo), J.T. Carter, Talmadge “Tommy” Gough y Harold Torres. El grupo se formó en la ciudad de Nueva York en 1957. Tuvieron éxito en las listas con & # 822016 Candles, & # 8221 & # 8220 Seis noches a la semana, & # 8221 & # 8220 The Angels Listened In, & # 8221 y & # 8220 Paso a paso, & # 8221 entre otros.

A lo largo de los años, hubo numerosos cambios de personal para The Crests (es un negocio fluido) a medida que la gente se fue y fue reemplazada. Solo para nombrar algunos de los cambios son las siguientes iteraciones. En un momento temprano de su historia, Patricia Van Dross, hermana de la leyenda del R&B, Luther Vandross, fue miembro. Maestro pasó a una carrera en solitario en 1961 y luego se unió a los Del-Satins. Se fusionaron con The Rhythm Method y se convirtieron en Johnny Maestro & amp; The Brooklyn Bridge.

Aquí está la letra de & # 8220Trouble in Paradise & # 8221 de The Crests:

& # 8220 Llamando a todos los ángeles
Llamando a todos los ángeles
Llamando a todos los ángeles, wooh
Llamando a todos los ángeles
Llamando a todos los ángeles
Llamando a todos los ángeles, wooh
Hay & # 8217 problemas en el paraíso
Mi tórtola y # 8217s cambiando de alas
Hay & # 8217 problemas en el paraíso
Los pájaros ya no cantan

Algún diablo le dijo a mi ángel
Muchas mentiras
Y ahora mis lágrimas caen
Como gotas de lluvia del cielo

Hay & # 8217 problemas en el paraíso
Las estrellas ya no brillan
Hay & # 8217 problemas en el paraíso
& # 8216 Porque ella & # 8217 ya no es mía

Ese diablo le dijo a mi angel
Yo & # 8217 había sido falso
Won & # 8217t alguien me ayude por favor T
dígame qué hacer
Sr. Luna, Sr. Sol
Dile que ella es la única
Guíala con tu hermosa luz
De vuelta a mis brazos esta noche

Hay & # 8217 problemas en el paraíso
Y el cielo no es lo mismo
Los ángeles se sientan y lloran
Dicen que es una pena

A ellos & # 8217 les gustaría nuestro amor
To be just like before
Then the trouble in paradise
Will be no more

Mr. Moon, Mr. Sun
Tell her she’s the only one
Guide her with your lovely light
Back into my arms tonight

There’s trouble in paradise
And heaven’s not the same
The angels sit and cry
They say it’s such a shame

They’d like our love
To be just like before
Then the trouble in paradise
Will be no more

Calling all angels
Calling all angels
Calling all angels, wooh
Calling all angels
Calling all angels
Calling all angels, wooh…”

If you are interested in reading an interview with J.T. Carter, the founder of The Crests and Huffington Post music reviewer Mike Ragogna, please click here for “A Conversation with The Crests’ JT Carter.” For more songs by The Crests: “The Angels Listened In” and “Sixteen Candles.”

For More Golden Oldies Music

The Daily Doo Wop Rec Room has daily featured doo wop, rock and roll, R&B, or rockabilly songs that were hits during the first era of rock and roll (that is, from about 1952 until the British invasion in 1964). After a song is featured, it then goes into the juke box. You are welcome to listen to any of the 40+ selections there. Every weekend, there is a Golden Oldies Juke Box Saturday Night, and the juke box is full of song requests from the 1950s and 1960s.

Please click here for the Daily Doo Wop YouTube channel, to which you can subscribe. Thank you for stopping by The Daily Doo Wop. Hope you enjoyed “Trouble in Paradise” by The Crests.


Is there trouble in paradise for a Bringing Up Bates courtship?

Nathan Bates and Ashley Salyer may have hit a bump in the road of their courtship, but they are handling it with wisdom far beyond their years.

Let me just take a moment to applaud these two for recognizing and trying to work through their differences. That moment during tonight’s episode of Bringing Up Bates where the couple sought out Kelly Jo and Gil Bates’ counsel was so impressive. It was definitely a point in favor for courtship.

Rather than just enjoy spending time together getting to know one another, Ashley and Nathan are really taking the time to think through a future together by communicating.

“You know, I don’t want Ashley to change,” Nathan said in his conversation with his parents. “I love her and who she is, but at the same time, we do have concerns. We have, sometimes, a lot of conflict, and neither one of us are really, you know, sure that God wants us to get married.”

Like Kelly Jo said, communication is the key to a successful relationship, so even though Ashley and Nathan are recognizing some differences they have together, they also have clearly mastered one of the cornerstones for success: honest, open conversation.

“I am so proud of y’all,” Kelly Jo told Ashley and Nathan. “It’s obvious &mdash you’re sitting here holding hands &mdash it’s obvious that you have feelings for each other and, I mean, you’re discovering something about relationships that everybody has to discover. There are times that you rub each other the wrong way.”

She reassured them that they would figure it out either way. “We want the best for both of you. We love you.”

Will these two get married? Quién sabe.

Even they admitted they don’t know at this point in their relationship. But the fact that they are talking so openly with one another makes it clear that they are both going to end up in happy, healthy relationships even if it isn’t with one another at the end of the day.

Nathan is only 22 years old, after all. He still has plenty of time to explore relationships and what the right path is for himself and same with Ashley.

It’s hard as a spectator to give my opinion on whether these two should stay together or not. They really didn’t get into the details of their differences. But in my opinion, part of dating is learning your likes and dislikes, and discovering what makes someone compatible as a life partner. If this doesn’t work for the two of them, I think they’ll both be able to learn and move forward with a better understanding of what will make a suitable life partner for each of them.

Do you think Ashley and Nathan will be able to work through their issues?

Before you go, check out our slideshow below.


Problemas en el paraiso

For Susanna Moore, a novelist turned historian, Hawaii is a land of arrivals —of seeds, plants and birds, and then human migrants, when long-range Polynesian voyagers reached the islands. (She herself was an arrival as a child, an experience she has described in an earlier book.) The first settlers in these remote volcanic islands probably came from the Marquesas, a couple of thousand miles to the South, in about the sixth century, but the crucial migrations came from Tahiti between the 11th and 14th centuries, for these new arrivals brought with them, in their great double-hulled canoes, their own gods, together with ali’i (chiefs) and priests whose authority was supported by an intimidating system of kapu (taboo).

Kapu dominated every aspect of life. Men and women ate separately. High chiefs possessed the prostrating kapu, by which all persons within sight had to throw themselves facedown on the ground. A breach of kapu occurred when a man’s shadow fell, however accidentally, on a high chief. When a kapu of silence was imposed, all noises were forbidden, even coughs. Major violations of kapu were punished by death—by clubbing, strangulation or burning. Although commoners were the worst sufferers, chiefs were not immune, and their attendance at royal court exposed them to danger on a daily basis.

If chiefs were not at court, then they were probably at war, for hostilities were endemic both within the islands that made up the Hawaiian archipelago and among them, as chiefs and their warriors battled for ascendancy. Tension and fear became the defining features of Hawaiian society, and even sleep brought no relaxation, for it was dangerous to sleep next to the walls of the grass houses in case of a lethal spear thrust through the thatch.

All in all, it is difficult to see in this society Ms. Moore’s “Paradise of the Pacific.” Rather, as she admits, Hawaiians before the overthrow of the old gods lived in “an unending state of terror. . . . The threat of punishment, death, and dissolution shadowed every moment of existence.”

Hawaii’s isolation from the outside world came to an end with another arrival, that of Capt. James Cook in 1778 and 1779. Ms. Moore spends little time rehearsing the thesis that has engaged anthropologists in lively debate: that Hawaiians recognized Cook as the incarnation of the god Lono, the Hawaiian god of peace and fertility, whose procession around the island was celebrated in the joyous Makahiki season, lasting from November to early February. By the day of his death on 14 February Cook was out of character and out of time, for the season belonged to Ku, the grim god of war.


Trouble in Paradise: Drug Runners and Battered Wives

CANCÚN, Mexico - When battered wives show up at Lidia Cacho's crisis center, they often come with more than their children and their pain.

They come with men like Alfredo Jiménez Potenciano trailing after them.

Law enforcement officials consider Mr. Jiménez to be one of this city's most powerful drug traffickers, responsible along with his brothers for overseeing shipments of cocaine that pass through here on the way to the United States.

On a bright morning last December he arrived in a caravan of sport utility vehicles at Ms. Cacho's refuge, carrying his AR-15 rifle. "Give me back my wife and kid," he demanded, according to Ms. Cacho. "If not, I'll jump over the fence and kill you all."

Most of the local police officers were on strike. The others refused to respond. The federal police arrived an hour later. Mr. Jiménez and his companions got away, but not with his wife and child.

This is the other Cancún. The city better known for its white sand, wet T-shirt contests and all-you-can-drink margaritas is also one of Mexico's most sinister cities. It is an essential hub of illegal traffic of all kinds, especially drugs, and of the violence that goes with it.

In recent years increasing attention has been paid to the open clashes among organized mafias just a few miles from the Disneyesque tourist areas, although very limited progress has been made against them.

Ms. Cacho, 42, fights the violence in their homes. Often she fights on her own.

"In almost all cases when women suffer violence by men, the women feel a deep sense of impotence against the omnipresence of the men," she said. "In the case of the wives of drug traffickers, that feeling is much, much stronger. These husbands have dozens of men out looking for the women. And they will not stop until they find them, wherever they are.

"One woman told me that her husband said, ɾven if you crawl under a rock, I will find you."'

Ms. Cacho and other activists for women describe domestic violence as one of the ugliest byproducts of Mexico's culture of machismo. But most such violence, the experts lament, has been largely ignored by the police, lawmakers and the human rights community, except for the ruthless murders of women and girls in Ciudad Juárez.

A study in 1993 by the National Women's Institute found that nearly half of the 19.4 million women surveyed said they had suffered some kind of domestic violence. In another study that same year, the Health Ministry reported that the state of Quintana Roo, whose largest city is Cancún, has the country's highest reported incidence of sexual, physical and emotional abuse.

Ms. Cacho said that last year more than 70 women were killed in incidents of domestic violence. Her center, she said, serves at least 300 women a month. And during spring break, Ms. Cacho said, at least 30 percent of those women are young American tourists.

In 2002, according to a study done for the Mexican Congress, more than 2,700 women were killed by domestic violence across the country. More recent statistics are hard to find, the officials said, because state attorneys' offices and municipal police forces do not keep reports of every time their officers pull an enraged husband off his wife.

In more cases than anyone likes to acknowledge, the victims endure their turmoil in silence, sometimes because they are too afraid to go to the police and sometimes because the police fail to answer their calls.

Ms. Cacho, a native of Mexico City who was educated at the Sorbonne and speaks four languages, has been living with death threats for eight years. They started when she began writing newspaper columns against Mario Villanueva, the governor of Quintana Roo from 1993 to 1999 he is currently living in a maximum-security prison cell on charges related to drug trafficking.

Since the release two weeks ago of her book about a child prostitution ring that operated with the complicity of the local police and politicians, the threats have become more frequent.

In 1998, she was ambushed and raped in a bathroom in a bus station, an attack that Ms. Cacho believes was meant to silence her. It didn't. With a concussion and two broken ribs, she picked herself up from the floor and got herself to a hospital before breaking down briefly in a phone call to her mother.

After the physical wounds healed, she decided to do more than write about the social problems that plagued Cancún. That is when the wives of drug traffickers and corrupt security agents began showing up at her door. And then came their husbands.

Unlike most of the 35 other shelters for battered women across the country, Ms. Cacho's center is more like a witness protection program. In the three years since it opened, she says, she has helped win asylum in the United States and South America for at least several dozen wives who possess valuable evidence that could help authorities prosecute their husbands.

"Somehow the most difficult cases come to me," she said.

Among her latest tough cases is that of an army lieutenant's wife who has fled to different shelters across the country trying to escape her husband. There also is the wife of a pilot for a major trafficker who is on the F.B.I.'s most wanted list. And there is a drug trafficker's wife who said her husband had links to the killing of nine traffickers and federal police agents here last December.

Ms. Cacho said that in her first interviews with the trafficker's wife, the woman scanned newspaper photos of the massacre and identified some of the dead as her in-laws.

It is a case that could leave her with another gun pointed in her face.

"I have a very clear perspective on this work," she said. "We are living in a time when impunity permeates everything. We must either fight with everything we have, even our lives, or we have to leave this work. There's no middle ground.

"So when people ask me if I am willing to lose my life, I tell them I am not willing to lose my life. But I am willing to give it."


Ver el vídeo: Intro Lilo u0026 Stitch en Problemas en el Paraiso Español HD (Mayo 2022).


Comentarios:

  1. Aundre

    Si esto es ficción

  2. Miron

    Creo que no tienes razón. Puedo defender la posición. Escríbeme en PM.

  3. Lenard

    Bonita sorpresa

  4. Welburn

    Estas equivocado. Puedo probarlo. Escribe en PM, hablaremos.

  5. Garth

    Aconsejo a todos)

  6. Zacharia

    Intentaremos ser sanos.

  7. Murdoch

    De acuerdo, esta es la excelente variante

  8. Mitaur

    Ella debería decirte que estás equivocado.



Escribe un mensaje